LA ENFERMEDAD


¿Qué es?

La Meningitis es la inflamación de las meninges, que conforman el tejido delgado que rodea el encéfalo y la médula espinal, causada por infecciones generadas por el meningococo o bacteria Neisseria meningitidis conocida como “purpura fulminante” la cual ingresa generalmente por la vía respiratoria para luego incorporarse en la sangre recorriendo diversos órganos hasta llegar a las meninges. La enfermedad meningocócica, es una de las 10 primeras causas de muerte a nivel mundial por infección en niños, jóvenes y adolescentes, además tienen mayor riesgo de morir a causa de esta enfermedad en comparación a otros grupos de edad.


¿Cómo se contagia?

Los espacios donde llevamos a nuestros hijos, donde hay una gran cantidad de personas y son reducidos, se convierten en el lugar propicio para provocar el contagio de la enfermedad. Además la enfermedad, transmite de una persona a otra a través de gotas de secreciones respiratorias o de garganta como besos en la boca, estornudos, tos, por compartir sus juguetes o utensilios personales.


Signos y síntomas

La meningitis por meningococo tiene síntomas inespecíficos que pueden ser confundidos con un simple resfriado, sin embargo existe otros síntomas propios de la enfermedad como:

• Fiebre elevada
• Dolor de cabeza intenso
• Rigidez en el cuello
• Cambios en el estado mental
• Nauseas o vómitos
• Sensibilidad a la luz
• Erupciones o pequeñas manchas rojas en la piel denominadas petequias o púrpura muy similares a los hematomas, entre otros.

Diagnóstico

Diagnosticar la meningitis por meningococo es difícil, por lo cual el tratamiento muchas veces se retrasa. La forma de identificar el agente causal de la enfermedad es a través del examen médico llamado “Punción lumbar”, el cual consiste en la extracción del líquido cefaloraquídeo del paciente.